Cirugía prótesis de rodilla

La cirugía de prótesis de rodilla es una cirugía para reemplazar una articulación de la rodilla por una artificial (prótesis). El cartílago y el hueso dañados se retiran para colocar las piezas artificiales.

El reemplazo quirúrgico de las superficies articulares de una rodilla se puede deber a desgastes de la articulación provocado por enfermedades inflamatorias, degenerativas o traumatismos, el cual van alterando severamente la biomecánica de la articulación por ejemplo, la artrosis.

En condiciones normales, si le han puesto una prótesis de rodilla debería poder caminar a partir de las 24-48 horas tras la operación, salvo que el dolor o alguna complicación lo impidan.

Las prótesis de rodilla son de alta complejidad, por lo que el paciente necesita de un plan de ejercicios para la recuperación completa después de su cirugía. Aproximadamente de 3 a 4 meses.

Si tiene algún familiar o conocido que vaya a ser operado con un implante de prótesis de rodilla o ha sido intervenido quirúrgicamente es necesario que siga las siguientes recomendaciones para recuperarse de manera satisfactoria.

Algunas recomendaciones para cuidados generales son:

  • Permitirse ayudar por terceros, es fundamental en las primeras semanas.
  • Alternar las posiciones de la rodilla operada cada 30 minutos con flexiones y extensiones suaves.
  • Cumplir con los ejercicios que se indican al momento de recibir el alta. Realizarlos por lo menos 3 veces al día y después del ejercicio si la zona está inflamada o hay mucho dolor, colocar compresas frías (no humedecer la herida).
  • Procurar un ambiente seguro y libre de accidentes. Conveniente retirar alfombras, muebles y todo lo que pueda ser propenso a caídas al movilizarse dentro del hogar.
  • Tomar únicamente los medicamentos indicados por el médico.
  • Si durante la noche se presentan molestias en la pierna operada, es aconsejable levantarse y caminar con cuidado en la casa.
  • Utilizar calzados cómodos y cerrados ya que el equilibrio y la estabilidad son vitales en las primeras semanas para evitar caídas que puedan causar daños a la prótesis.
  • Evitar el sobrepeso ya que este puede retrasar la recuperación y la adaptación de la prótesis.
  • Utilizar bastones, andaderas o sillas de ruedas en las primeras semanas para facilitar la movilidad y recuperar equilibro, la fuerza y movimiento.
  • Mantener las manos libres al caminar. Evitar cargar cosas innecesarias para prevenir accidentes al salir del hogar.

Cuidado de la herida y prótesis post intervención:

  • Se deberá cuidar la herida resultante de la cirugía para evitar infección. Para esto, se aconseja cambiar diariamente el vendaje, tratar la herida como se indica en el hospital y continuar con medicación establecida.
  • Los puntos o grapas se retiran varias semanas después de la operación.  Hasta entonces se debe evitar mojar en exceso los puntos.
  • Al vestirse: evitar calzar los pantalones estando parado. Recomendable hacerlo sentado en una silla o al borde de la cama. No agacharse demasiado. Vestir primero la pierna operada y desvestirla, por último.