El edema pulmonar agudo es una emergencia médica y en esta nota te contamos cuáles son las causas de este cuadro, los síntomas para identificarlo, el tratamiento a seguir, los estudios a tener en cuenta para su atención y cómo cambiar el estilo de vida después de sufrirlo.

A modo de inicio, el edema pulmonar agudo ocurre cuando hay desbordamiento de agua de los vasos sanguíneos de algún tejido. Vale la pena aclarar que el comienzo de este cuadro clínico suele ser abrupto y con frecuencia sucede en la noche. La incidencia, además, aumenta con la edad.

Causas

La más común es la insuficiencia cardíaca congestiva: cuando el lado izquierdo del corazón, responsable de bombear la sangre rica en oxígeno hacia el cuerpo, se torna difícil que pueda realizar esta tarea de forma correcta.

A su vez, el infarto agudo de miocardio puede causar edema pulmonar si hay necrosis de un área del músculo del corazón en el lado izquierdo, Si gran parte de miocardio muere, el corazón se vuelve incapaz de bombear sangre correctamente, causando esta retención en los pulmones.

Otro origen recurrente es el aumento en la presión arterial, sobre todo entre pacientes que tienen algún grado de insuficiencia cardíaca. Hay quienes no tienen un corazón apto para trabajar contra una presión arterial alta, llevando a la congestión pulmonar.

Las enfermedades de las válvulas del corazón, la insuficiencia renal, y ciertas infecciones pulmonares (sobre todo las de origen viral) figuran también como causales que podrían derivar en un edema pulmonar. Por último, la exposición a alturas superiores a 2.5000 puede determinar que un paciente desarrolle edema pulmonar también.

Principales síntomas

Comienzan con intolerancia a esfuerzos, cansancio, dificultad para respirar al acostarse, necesitando utilizar al menos dos almohadas para dormir, edemas en los pies y tobillos y silbidos en el pecho. Este cuadro es típico en pacientes con insuficiencia cardiaca, que presentan empeoramiento gradual de la función cardiaca y progresiva congestión pulmonar.

Si lo descrito antes se suma un factor de descompensación de insuficiencia cardíaca, tales como un infarto, un pico hipertensivo o una infección grave, el corazón puede volverse incapaz de bombear adecuadamente la sangre al cuerpo, ocurriendo así un cuadro agudo de retención de líquidos en los pulmones. En este caso, los síntomas de edema pulmonar agudo son: intensa falta de aliento, sensación de ahogo, inquietud, tos con secreción espumosa, incapacidad de descansar y taquicardia.

Entre las pruebas a realizarse para el diagnóstico de líquido en los pulmones figura: radiografía de tórax, análisis de sangre, oxímetro de pulso, electrocardiograma, ecocardiograma, y cateterismo.

Tratamiento

El primer paso consiste en proporcionar oxígeno al paciente.

El objetivo del tratamiento es eliminar el agua de los pulmones. Si el paciente no orina, se administran diuréticos por vía intravenosa para que tengan acción rápida. Bajar la presión arterial también es importante para facilitar el trabajo del corazón y, siendo así, los vasodilatadores también son de uso frecuente.

En caso de tener presión arterial alta cuando se desarrolla el edema, se te suministrarán medicamentos para controlarla. Como alternativa, si la presión arterial es muy baja, es probable que te den medicamentos para elevarla.

Estilo de vida

Según el trastorno que experimentes, el médico podrá recomendarte cambios en el estilo de vida, que comprenden lo siguiente:

  • Controlar la presión arterial de forma regular. En caso de tenerla alta, tomar los medicamentos indicados.
  • Controlar otros trastornos médicos no diagnosticados, los niveles de glucosa si tienes diabetes.
  • Evitar la causa de tu afección. Si ésta se debe a medicamentos, alérgenos o altitudes altas, evítalos para minimizar que causen más daño en tus pulmones.
  • Evitar fumar. 
  • Seguir una dieta saludable. Lo más aconsejable es que tu médico te derive a un nutricionista que evalúe qué contenido en sal necesitás, así como los alimentos que son mejores.
  • Mantener un peso saludable y hacer ejercicio de forma regular.