¿Cómo cuidarnos de una tendinitis?

La tendinitis es la inflamación o la irritación de un tendón, las cuerdas fibrosas que unen el músculo al hueso. Este trastorno causa dolor y sensibilidad justo afuera de la articulación.

Si bien la tendinitis puede ocurrir en cualquiera de los tendones, es más frecuente alrededor de los hombros, los codos, las muñecas, las rodillas y los talones.

Aunque puede ser causada por una lesión repentina, es mucho más probable que la enfermedad se origine en la repetición de un movimiento en particular a lo largo del tiempo. Muchas personas padecen tendinitis porque sus trabajos o pasatiempos implican movimientos repetitivos, que tensionan los tendones.

Síntomas:

  • Dolor.
  • Sensibilidad.
  • Hinchazón leve.

¿Cómo podemos cuidarnos?

  • Evitar actividades que provoquen un esfuerzo excesivo para tus tendones, especialmente por períodos prolongados. Si notás dolor durante un ejercicio, suspendé y descansá.
  • Mejorar la técnica. Es importante obtener las indicaciones adecuadas para tus movimientos.
  • Después de cada ejercicio, tomate tu tiempo para estirar. Esto puede ayudar a minimizar los traumatismos reiterados en tejidos tensos. El mejor momento para estirar es después del ejercicio, cuando los músculos entraron en calor.
  • Usar una correcta ergonomía en el lugar de trabajo. Revisá que tu silla, respaldo, brazos estén correctamente posicionados. Esto te ayudará a proteger todas tus articulaciones y tendones de la tensión excesiva.
  • Preparar los músculos antes de hacer ejercicio. Fortalecer los músculos que usas en tu actividad o deporte puede ayudarlos a resistir mejor el esfuerzo y la carga.