Si bien la tecnología resultó una gran aliada para los fanáticos del deporte en tiempos de pandemia, también es cierto que el confinamiento generó que muchas personas realizaran un parate total o parcial en la actividad física debido a que cerraron los gimnasios y se exhortó, además, a no salir de casa. Pero la apertura hacia la “nueva normalidad” implica también reanudar el entrenamiento, aunque esa vuelta debe ser suave, paulatina y planificada con el fin de evitar lesiones o riesgos de problemas respiratorios y/o cardiovasculares.

Recuperar la forma física era también una prioridad y volver a hacer ejercicio una necesidad, pero se debe usar el sentido común para evitar complicaciones. A su vez, es importante estar atentos y seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias para evitar la propagación del coronavirus mientras se realiza actividad física. 

He aquí una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de reiniciar el deporte y volver a entrenar.

Retomar el ejercicio de forma progresiva

La vuelta debe ser gradual y controlada, así como adaptada a la edad, condición física y estado de salud. Aunque se haya hecho actividad física durante el confinamiento, se aconseja un retorno con cautela, y moderación con el fin de evitar complicaciones a nivel cardiovascular. Si el esfuerzo es moderado, también la subida de frecuencia cardíaca y la presión arterial lo serán y, por ende, no habrá estrés fisiológico, ni mayores riesgos, según apuntan los expertos. La clave está en comenzar con ejercicio suave para poder respirar sin dificultad. De forma progresiva se podrá ir incrementando la intensidad, duración y frecuencia de cada sesión.

Calentar y estirar

Se recomienda calentar al inicio por cinco o diez minutos. Luego, es importante que los ejercicios de fuerza y las rutinas las confeccione un entrenador calificado, y que sea algo individualizado, y no general, como sucede cuando uno lo toma de internet. Es aconsejable terminar la actividad sin parar de forma brusca y siempre con estiramientos. Por último, recordar que la alimentación, la hidratación y la recuperación son claves para la salud y el desarrollo del ejercicio.

¿Cómo evitar lesiones?

Ir de a poco y de forma progresiva es una de las claves, ya que el confinamiento pudo haber influido en la pérdida de masa muscular y densidad ósea, y puede que uno esté más propenso a lesionarse. No quieras lograr los mismos tiempos que antes de la cuarentena, sino que intenta buscar distancia a un ritmo constante. Cuanta mayor velocidad, menos distancia; y acá el problema es que, con la pérdida de masa muscular, a más velocidad, más riesgo de lesión. Por último, no pierdas de vista que la elongación es fundamental para evitar las lesiones.

Sin tapabocas es mejor

Si bien hay distintas opiniones respecto a si conviene hacer deporte con mascarilla o no, los especialistas consideran que la oxigenación es clave a la hora de practicar ejercicio, y por ende, el uso de tapabocas podría ser contraproducente. La alternativa más segura para prevenir el contacto, en ese sentido, es mantener la distancia de dos metros.

Estar muy atento a los síntomas de alerta

Si durante la práctica del ejercicio físico se perciben síntomas de alarma, como ahogo, dolor en el pecho, mareos, pérdida de conocimiento, angina de pecho, dolores articulares o musculares o sensación de palpitaciones, es necesario interrumpir la actividad y consultar de forma inmediata con un médico. Si se trata de personas mayores o con patologías cardíacas previas, el problema se agudiza porque haber estado inactivas tanto tiempo puede haberlas llevado a un empeoramiento de sus enfermedades sin que lo hayan siquiera notado.