Tiempo de Lectura: 2 minutos

Esta inédita crisis sanitaria, donde se dispuso el confinamiento como medida para frenar la propagación del virus determinó que las personas deban pasar juntas en sus casas las 24 horas del día, los siete días de la semana, un hecho al cual nadie estaba acostumbrado debido a que todos tenían sus actividades. Transcurrir el día completo con la otra persona implica cierta pérdida de independencia, en muchas ocasiones, y puede derivar en mayores peleas, discusiones o choques.

La cuarentena es un reto incluso para las parejas más estables, debido a que es una situación atípica y la distancia diaria producto del trabajo, y otras cuestiones de la rutina, hacían más saludable a los vínculos. Ante esta nueva situación de encierro, donde se obliga a una convivencia constante, es preciso que ambas partes trabajen la paciencia, la tolerancia, tengan una buena comunicación y manejen la comprensión para evitar posibles conflictos.

He aquí una serie de recomendaciones para hacer de la convivencia una instancia amena en tiempos de coronavirus (COVID-19).

Buena comunicación

El diálogo es la base para fortalecer la convivencia y los vínculos, y la cuarentena no es la excepción. Es importante compartir con el otro lo que sentimos y pensamos, exteriorizar las preocupaciones y emociones, y conversar sobre nuestros temores. Es probable que las personas se aburran, quieran estar solas o se pongan más irritables, pero es clave encontrar la forma de expresarlo de forma adecuada.

Delimitar espacios individuales para cada quien

Por más que se habite en un lugar pequeño, es necesario que cada uno tenga su espacio individual para cumplir con las tareas del teletrabajo, estudio u ocio. Cada cual debe poder tener su espacio donde leer un libro, mirar una serie, hacer ejercicio o meditar sin interrupciones. También es importante que la persona cuente con momentos íntimos diarios donde compartir consigo misma.

Respetar los tiempos propios y del otro

Es fundamental que se marquen tiempos para el trabajo, el estudio, el ocio, las tareas domésticas y convivencia familiar. En este contexto, es aconsejable fomentar las instancias virtuales con amigos u otros familiares, ya que dicha interacción resulta muy productiva para la distracción, y también favorece la convivencia.

Cooperación y diversión

Es importante que ambos se involucren en las tareas del hogar ya que dividirlas puede implicar no solo la ayuda mutua sino también la creación de un momento solidario y divertido para la pareja. También se entiende que generar instancias de entretenimiento, como bailar, armar un karaoke, jugar videojuegos o juegos de caja, será recomendable porque hará que el estado de ánimo se levante y la relación se vuelva más amena.

Conservar la calma y reconocer lo bueno en el otro

Enfocarse en las cosas positivas del otro en vez de atribuirle errores permanentemente puede ser una buena estrategia para evitar la confrontación. Procurar estar tranquilo y calmo, así como llamarse a silencio en momentos de tensión o conflictos absurdos también puede ser clave para evitar peleas fuertes que pueden derivar en una ruptura. Vale recordar que, en China, por ejemplo, la cuarentena detonó que la tasa de divorcios se disparara. Aunque también es cierto que el encierro hace que las emociones estén a flor de piel y se den discusiones tontas que en otras ocasiones serían motivo de risa.