Cuidados después de la Cirugía de vesícula | Alcance

Cuidados después de la Cirugía de vesícula

La cirugía para extraer la vesícula biliar, técnicamente llamada colecistectomía, está indicada en caso de que la vesícula esté inflamada, por la presencia de piedras en la vesícula o en el caso de tener cáncer. Cuando ocurre de forma programada y sin complicaciones, suele ser una cirugía rápida, durando en promedio 45 minutos, necesitando de sólo 1 a 2 días de reposo y con una recuperación para las actividades normales de 1 a 2 semanas.

La cirugía puede ser hecha de 2 formas:
1. Cirugía convencional, conocida como cirugía abierta: hecha a través de un corte mayor en el abdomen para la extracción de la vesícula. Éste tipo de intervención, suele tener una recuperación un poco más larga y deja una cicatriz más visible;
2. La cirugía por laparoscopia, conocida como cirugía láser: se realiza con 4 agujeros en el abdomen, por donde el médico pasa el material y una pequeña cámara para realizar la cirugía con menor manipulación y menos cortes, siendo una intervención con una recuperación más rápida, menos dolorosa y con una cicatriz más pequeña.

Preparate para la recuperación
Planificá tu recuperación después de la cirugía.

Preparate para una estancia hospitalaria. La mayoría de las personas vuelven a su hogar el mismo día de la colecistectomía, pero se pueden producir complicaciones que requieran una o más noches en el hospital. Si el cirujano necesita realizar una incisión larga en el abdomen para extirpar la vesícula, es posible que debas quedarte en el hospital durante más tiempo.
No siempre se puede saber por adelantado qué procedimiento se usará. Por ello recomendamos, que en caso que necesites quedarte en el hospital, lleves tus elementos personales, como el cepillo de dientes, ropa cómoda y libros o revistas para pasar el tiempo.

Pedile a alguien que te lleve hasta tu casa y se quede contigo. Al menos la primera noche, para estar tranquilo y seguro de que la evolución sucede de manera exitosa.

Post-operatorio de la cirugía de vesícula
Después de pasado el efecto de la anestesia y de los analgésicos, el paciente puede sentir un dolor o incomodidad en la región del abdomen, que también puede irradiar hacia la región del hombro o del cuello. Mientras persista el dolor, el médico indicará el uso de analgésicos o antiinflamatorios.

1. ¿Cómo es la alimentación?
En los primeros días, el paciente debe tener una dieta líquida o tipo puré y debe tener cuidado para no moverse excesivamente, garantizando así que la herida quirúrgica cicatrice bien. Luego la alimentación será normal, sin embargo, se recomienda que sea baja en grasas, por lo que se recomienda que el paciente evite ingerir alimentos como embutidos, frituras, mayonesa, salsas, entre otros.
Después de la cirugía para quitar la vesícula, se debe dar preferencia a alimentos como:
– Carnes bajas en grasa como pescados, pollos sin piel y pavo
– Frutas excepto palta y coco
– Granos cocidos
– Granos integrales como avena, arroz, pan y pasta integral
– Leches y yogures descremados
– Quesos blancos como ricota, cottage, requesón light.

2. ¿Cuánto tiempo de reposo es necesario?
Después de la cirugía para extraer la vesícula se indica reposo inicial, pero tan pronto como se pueda levantar, después de 1 a 2 días, es posible hacer pequeñas caminatas y actividades sin esfuerzo. En el caso de la cirugía laparoscópica el paciente podrá volver al trabajo, manejar y realizar ejercicios suaves en 1 semana, en el caso de la cirugía convencional tendrá que esperar 2 semanas.
Es también importante que el paciente evite quedarse mucho tiempo sentado o acostado y, por eso, debe caminar varias veces al día.

Cada caso es diferente por lo que es importante seguir las instrucciones del médico.