Cuidar un hombro dislocado | Alcance

Cuidar un hombro dislocado

La articulación del hombro está formada por tres huesos: la clavícula, el omóplato y el húmero (el hueso superior del brazo). La parte superior del húmero tiene forma de bola. Esta bola va adentro del hueco que forma el omóplato. Una dislocación del hombro es una lesión que ocurre cuando la bola se sale de su sitio. Una dislocación puede ser parcial, cuando la bola sale en parte fuera de la cavidad; o puede ser una dislocación total, cuando la bola sale completamente de su sitio.

El hombro es la articulación con el mayor rango de movimiento de su cuerpo. También es la articulación que sufre más dislocaciones.

Las causas más comunes de dislocaciones del hombro son:

  • Lesiones deportivas
  • Accidentes, incluidos los accidentes de tráfico
  • Caerse sobre su hombro o brazo extendido
  • Convulsiones y descargas eléctricas, que pueden causar contracciones musculares que sacan el brazo de su lugar

Síntomas:

  • Dolor severo de hombro
  • Hinchazón y moretones en el hombro o la parte superior del brazo
  • Entumecimiento y/o debilidad en su brazo, cuello, mano o dedos
  • Problemas para mover su brazo
  • Su brazo parece estar fuera de lugar
  • Espasmos musculares en su hombro

Luego de reposicionar un hombro dislocado:

  • Deja descansar el hombro. No repitas la acción específica que provocó la dislocación del hombro e intentá evitar los movimientos dolorosos. Limitá el levantamiento de peso y los movimientos por encima de la cabeza hasta que el hombro esté mejor.
  • Aplica hielo, luego calor. Colocar hielo en el hombro ayuda a reducir la inflamación y el dolor. Usa compresas frías, una bolsa de vegetales congelados o una toalla rellena con cubos de hielo durante de 15 a 20 minutos por vez. Los primeros uno o dos días, cada dos horas.

Después de dos o tres días, cuando el dolor y la inflamación hayan mejorado, las compresas calientes o las almohadillas de calor pueden ayudar a relajar los músculos endurecidos y doloridos.

  • Consultá por analgésicos antiinflamatorios.
  • Mantené la amplitud de movimiento del hombro. Después de uno o dos días, comienza con algunos ejercicios leves, según te indique el médico o el fisioterapeuta, para ayudarte a mantener la amplitud de movimiento del hombro. La inactividad puede producir rigidez en las articulaciones.