Tiempo de Lectura: 2 minutos

En el mes de marzo, se presentó un imprevisto que provocó un giro con gran trascendencia e incidencia en nuestras vidas. Con el distanciamiento social, las familias no tuvieron otra opción que reacomodar sus rutinas.

Aunque este gran cambio trajo consigo varias complicaciones, existen herramientas psicoemocionales y consejos que pueden ayudar a sobrellevar de la mejor manera este desafío colectivo.

Evitar el estrés en casa

Muchas personas pueden sentirse más irascibles y enojadas, a causa del estrés. Pero existen recursos afectivos que se pueden poner en práctica para mantener a salvo la salud psíquica propia y de toda la familia. Lo primero, es tomar conciencia que el aislamiento es físico, no emocional, y que es transitorio, no permanente.

¿Por qué sentimos depresión?

Incómodos, nerviosos, molestos y deprimidos. La inquietud por el desconocimiento absoluto de lo que va a ocurrir en el corto y mediano plazo, hace que se despierten muchas emociones con las que quizás no estábamos familiarizados. Es importante entender que cuando no podemos cambiar una situación, es necesario modificar la actitud que tomamos ante eso que nos pasa.

Emociones de los chicos frente al encierro

Los chicos también se enfrentan a grandes cambios, con la suspensión de las clases, no poder juntarse con sus amigos y familia, ni realizar actividades deportivas o recreativas. Pueden vivir diferentes emociones como sentir miedo, tristeza, extrañar e incluso aburrirse, pero también muchos van a estar contentos y aliviados. El impacto de la situación depende mucho del estado emocional de los padres, ya que estando tranquilos lo más probable es que ellos también lo estén. Una buena forma de conocer lo que están sintiendo es preguntándoles acerca de sus emociones.

Homeoffice

Para mujeres y hombres, trabajar desde casa se convirtió en una realidad, pero a veces, la idea de que lo hacemos cómodos está lejos. A la incertidumbre propia de la pandemia, se suman la suspensión de clases de los chicos y la exigencia de los quehaceres del hogar. Por eso, hay que ser conscientes que estamos atravesando nada menos que una pandemia y hacemos lo posible para trabajar y salir adelante.

Cómo podemos hacer para no extrañar a los afectos

Hay muchas formas de encontrarnos con nuestros seres queridos. Como se dijo anteriormente, estamos frente a un aislamiento físico, no emocional. Eso significa que, aunque no podamos darnos un abrazo, podemos transmitir nuestros sentimientos. Una práctica que seguro ayudará a soltar un poco de las emociones contenidas.