Tiempo de Lectura: 2 minutos

Si bien hay distintas informaciones al respecto, existe cierta incertidumbre acerca de qué lugares puede permanecer el virus del COVID-19. En nuestros zapatos, en el pelo, en la ropa.

A continuación, compartimos algunas respuestas de expertos sobre el tema, para sentirnos más seguros y saber cómo cuidarnos.

¿Debo cambiarme de ropa cuando llego del supermercado?

A diario, o de forma semanal, realizamos viajes al supermercado o a la farmacia, los expertos están de acuerdo en que no es necesario que nos cambiemos la ropa o tomemos una ducha al regresar a casa. Lo que sí debes hacer siempre es lavarte las manos. Si bien es cierto que cuando una persona infectada estornuda o tose puede lanzar gotitas virales y partículas más pequeñas por el aire, la mayor parte de ellas caerán al suelo.

Estudios demuestran que algunas partículas virales pueden flotar en el aire alrededor de media hora, pero no pululan y es poco probable que entren en contacto con tu ropa.

¿Por qué las gotículas no se alojan en la ropa?

Mientras nos movemos, apartamos el aire de nuestro camino y, con él, la mayoría de las gotitas y partículas también se apartan de nuestro camino. Alguien tendría que esparcir grandes gotas a través del habla, como las personas que escupen al hablar, la tos o el estornudo para que lograran alojarse en nuestra ropa. Las gotitas tienen que ser bastante grandes para no seguir las corrientes de aire.

Así que, si estás haciendo compras y alguien te estornuda encima, probablemente lo mejor sea ir a casa, cambiarte y bañarte. Pero el resto del tiempo, tené la tranquilidad de saber que tu lento cuerpo empuja el aire y aleja las partículas virales de tu ropa como resultado de las leyes básicas de la física.

¿El virus puede estar en el pelo o la barba?

Por todas las razones descritas anteriormente, no debería preocuparte la contaminación viral en tu cabello o barba si estás practicando el distanciamiento social.

Alguien debe estornudar, y ese estornudo debe tener una cierta cantidad de virus. Luego, debe caer sobre ti la cantidad suficiente de gotas.

Después, tendrías que tocar precisamente la parte de tu cabello o ropa que tiene esas gotitas, las cuales ya habrían tenido una reducción significativa de partículas virales. Entonces, tendrías que tocar eso y luego tocar alguna de las partes de tu rostro que son propicias para entrar en contacto con el virus. Por lo tanto, el riesgo es muy bajo.

¿Debo tener en consideración el lavado de ropa?

Depende si estás lavando la ropa de una persona enferma o no.

El lavado de ropa no debería ser causa de preocupación. La excepción se da cuando se está en contacto directo con una persona enferma. Expertos recomiendan que uses guantes cuando limpies las pertenencias de alguien enfermo y que procures no sacudir sus prendas de vestir ni su ropa de cama. Usá el agua con la mayor temperatura posible y secá las prendas por completo.

¿Debo preocuparme por el diario, correo o paquetes que llegan a casa?

El riesgo de enfermarse por manipular correo o paquetes es extremadamente bajo y, en estos momentos, solo teórico. Sin embargo, tras manipular correo, paquetes o leer el periódico, la recomendación es desechar los empaques y lavarse las manos.

¿Qué hago con mis zapatos al llegar a casa?

Si bien pueden albergar bacterias y virus, no significa que sean una fuente común de infecciones.

Podés adoptar el uso de alfombras o trapos desinfectantes en la entrada e incluso dejar el calzado en la entrada del hogar.