Cuidados personales en caso de fractura del dedo del pie | Alcance

Cuidados personales en caso de fractura del dedo del pie

Cada dedo está conformado por 2 o 3 huesos pequeños que a su vez son frágiles.  Y es por eso que muchas veces se pueden romper después de golpearse el dedo del pie o dejar caer algo pesado sobre este, lo importante es que pueden tratarse, en la mayoría, sin cirugía.

Cuando se habla de que una lesión es grave, se está hablando de:

  • Rupturas que causan la torsión del dedo del pie.
  • Rupturas que causan una herida abierta.
  • Lesiones que comprometen el dedo gordo del pie.

Las lesiones que comprometen el dedo gordo pueden necesitar un yeso o férula para sanar. En casos poco frecuentes, se pueden desprender pequeños trozos de hueso e impedir que el hueso sane adecuadamente. En este caso, se puede necesitar cirugía.

Consultá a un médico lo antes posible si piensa que tiene un hueso del pie o dedo del pie fracturado.

Los síntomas de una fractura del dedo del pie abarcan:

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Hematomas que pueden durar hasta dos semanas
  • Rigidez

Si el dedo del pie está torcido después de la lesión, el hueso puede estar fuera de su lugar y necesitar que lo enderecen para que sane apropiadamente. Esto puede hacerse con o sin cirugía.

La mayoría de los dedos fracturados sanan por sí solos con el cuidado apropiado en el hogar. La curación completa puede tardar de 4 a 6 semanas. El dolor y la hinchazón desaparecerán en pocos días o hasta una semana.

Durante los primeros días o semanas después de su lesión:

  • Suspendé cualquier actividad física que te cause dolor y mantené tu pie inmóvil siempre que sea posible.
  • Colocá hielo en el dedo del pie por 20 minutos cada hora que estés despierto durante las primeras 24 horas; luego, de 2 a 3 veces al día. NO apliques hielo directamente sobre la piel.
  • Mantené tu pie levantado para ayudar a reducir la hinchazón.

Cuidados personales en el hogar

El reposo es el principal tratamiento para las fracturas por sobrecarga en el pie. Evitá la actividad que provocó la lesión o cualquier actividad que cause dolor en el sitio de la fractura, durante tres a cuatro semanas. Sustituí la actividad por otra que ejerza menos presión sobre el pie, como natación.

Para cuidar de su lesión en el hogar:

  • Amarrado con cinta los dedos de al lado. Envolvé con cinta el dedo del pie lesionado junto con el dedo que está al lado. Esto ayuda a mantener el dedo estable. Colocá un poco de algodón entre los dedos para evitar que los tejidos se vuelvan demasiado húmedos. Cambiá diariamente el algodón.
  • Calzado para los pies. Usar un zapato regular puede ser doloroso. En este caso, el médico puede proporcionarte un zapato de suela rígida. Este protegerá el dedo del pie y dejará espacio para la hinchazón. Una vez que la hinchazón haya bajado, usá un zapato sólido y estable para proteger el dedo del pie.

Actividad

  • Aumentá lentamente la distancia que caminás cada día. Podés retornar a tu actividad normal una vez que haya bajado la hinchazón y puedas usar un zapato estable y protector.
  • Puede haber algo de dolor y rigidez al caminar. Esto desaparecerá una vez que los músculos del dedo del pie comiencen a estirarse y fortalecerse.
  • Si hay algún dolor, aplicá hielo en el dedo del pie después de la actividad.

Debemos estar atentos si entendemos hubo una lesión. Recordemos que consultar a nuestro médico es la mejor forma de prevenir consecuencias a futuro.