Hacerle frente al Parkinson | Alcance

Hacerle frente al Parkinson

Esta enfermedad provoca la muerte de células del cerebro, que son las que ayudan a controlar el movimiento y la coordinación de nuestro cuerpo. En consecuencia, afecta fuertemente las funciones motoras, dificultando los movimientos.

 

Las neuronas utilizan un químico cerebral, llamado dopamina, para ayudar a controlar el movimiento muscular. Cuando se presenta el mal de Parkinson, las neuronas que producen dopamina mueren lentamente. Sin la dopamina, las células que controlan el movimiento no pueden enviar mensajes apropiados a los músculos. Esto hace que sea difícil controlarlos. Este daño empeora lentamente con el tiempo.

 

El mal de Parkinson en la mayoría de los casos se presenta después de los 50 años. Es uno de los problemas del sistema nervioso más comunes en adultos mayores.

  • La enfermedad tiende a afectar a los hombres más que a las mujeres, aunque las mujeres también presentan la enfermedad. El mal de Parkinson a veces es hereditario.
  • La enfermedad puede ocurrir en adultos jóvenes. En tales casos, a menudo se debe a los genes de la persona.
  • El mal de Parkinson es poco frecuente en niños.

 

¿Cuáles son sus síntomas?

  • Problemas con el equilibrio y la marcha
  • Músculos rígidos
  • Dolores musculares
  • Presión arterial baja al levantarse
  • Postura encorvada
  • Estreñimiento
  • Sudoración y no ser capaz de controlar la temperatura corporal
  • Parpadeo lento
  • Dificultad para deglutir
  • Babeo
  • Falta de expresión facial
  • Dificultad para iniciar el movimiento
  • Movimientos lentos
  • Pérdida de la motricidad fina de la mano
  • Dificultad para comer
  • Estrés
  • Confusión
  • Demencia
  • Depresión
  • Desmayo
  • Pérdida de la memoria

 

¿Existe un tratamiento?

No hay ninguna cura para el mal de Parkinson, pero el tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas.

Seguramente el médico recete algunos medicamentos para controlar los temblores y movimientos, el estado de ánimo, aliviar el dolor, los problemas para dormir y la salivación.

También puede indicar una cirugía que, si bien no lo cura, puede ayudar a aliviar los síntomas.

 

Hacer cambios en el estilo de vida puede ayudar a combatir esta enfermedad y sus síntomas. ¿Cómo?

  • Manteniendo una dieta saludable y libre de tabaco.
  • Optar por comidas de fácil deglución.
  • Mantenerse activo tanto como sea posible.
  • Descansar cuando sea necesario durante el día y evitar el estrés.
  • La fisioterapia y la terapia ocupacional para ayudar a ser independiente y reducir el riesgo de caídas.
  • Colocar pasamanos en toda la casa para ayudar a prevenir caídas, como en escaleras y baños.