Luego de una cirugía de columna | Alcance

Luego de una cirugía de columna

Una vez que vuelvas a tu casa luego de una operación de columna, es importante que sigas las instrucciones para los cuidados en casa para garantizar una recuperación correcta.

 

Seguramente te hayas sometido a alguna de estas cirugías:

  • Discectomía: para extirpar todo o parte del disco.
  • Foraminotomia: para ensanchar la abertura de la espalda donde las raíces nerviosas salen de la columna vertebral.
  • Laminectomía: para extirpar la lámina, dos huesos pequeños que constituyen una vértebra, o los espolones óseos en su espalda, para aliviar la presión de los nervios raquídeos o de la columna vertebral.
  • Artrodesis vertebral: fusión de dos huesos de la espalda para corregir problemas en la columna vertebral.

La duración de la recuperación depende del tipo de cirugía realizado y de qué tan malo era su estado antes de la cirugía.

 

Cuidados de la herida

Tus vendajes (o cinta quirúrgica) se pueden caer dentro de 7 a 10 días. Si no sucede, podés retirarlas después de que el cirujano te lo indique.

Es posible que sientas entumecimiento o dolor alrededor de la incisión, y puede verse un poco roja. Chequeá todos los días si:

  • Esta más roja, hinchada o supurando más líquido
  • Se siente caliente
  • Comienza a abrirse

Comunicate con tu médico en caso de que aparezca alguno de estos síntomas.

 

Cómo cuidarse la espalda

A partir del momento en el que el cirujano da el alta, es necesario adoptar las mismas medidas de prevención que quienes nunca han sido operados. Algunas de estas medidas resultan especialmente importantes:

  1.  Hacer ejercicio.
  2.  Mantenerse físicamente activo.
  3.  Cumplir las normas de higiene postural.
  4.  Adoptar una actitud mental sana.
  5.  Seguir los consejos de salud general.

 

A la hora de bañarse:

  • Asegurate de que el baño sea seguro.
  • Mantené la incisión seca durante los primeros 5 a 7 días.
  • Pedí por ayuda para las primeras veces.
  • Cubrí la incisión con una envoltura de plástico.
  • Evitá que el agua de la regadera salpique la incisión.

 

Recordá: Fumar retarda el proceso de recuperación.

 

Cuando después de la operación aparece dolor, hay que acudir al médico. El hecho de haber sido intervenido no significa necesariamente que el dolor se deba a la operación, especialmente si tras ésta ya ha habido un período sin dolor, por lo que lo primero que el médico hará será valorar la situación, hacer una detallada historia clínica y exploración física y valorar la conveniencia de solicitar alguna prueba complementaria para determinar cuál es el origen del dolor.