La fractura de costilla es una lesión frecuente que ocurre cuando uno de los huesos de la caja torácica se quiebra o se fisura. La causa más frecuente es el traumatismo de pecho, como una caída, un accidente automovilístico o impacto durante la práctica de deportes de contacto.

Suele suceder que las costillas fracturadas en realidad están solamente fisuradas. Si bien son dolorosas, las fisuras de costilla no son potencialmente tan peligrosas como las costillas que se han fracturado en partes pequeñas. Los bordes irregulares de un hueso fracturado pueden dañar los vasos sanguíneos u órganos internos principales, como los pulmones.

Síntomas:

Sentir dolor al:

  • Respirar profundamente
  • Presionar sobre la zona lesionada
  • Inclinar o girar el cuerpo

Cuidados post fractura:

La cicatrización tarda al menos 6 semanas.

Si se lesionan otros órganos del cuerpo, se necesitará hospitalización. De lo contrario, puede sanar en casa. La mayoría de las personas con una costilla rota no necesitan cirugía.

Para aliviar el dolor se puede aplicar compresas de hielo durante 20 minutos de cada hora que esté despierto durante los primeros 2 días, luego de 10 a 20 minutos 3 veces diarias según sea necesario para reducir el dolor y la hinchazón. Envuelva la compresa de hielo en una toalla antes de aplicarla en la zona lesionada.

Seguramente el médico indique analgésicos que se podrán tomar para aliviar el dolor.

Es importante permanecer activo/a. Evitar quedarse en la cama todo el día. Consultar al médico acerca de:

  • Qué actividades cotidianas se pueden hacer
  • Cuando retomar el trabajo, según el tipo de labor
  • Qué deportes u otras actividades de alto impacto se pueden hacer y cuando