El ciático es el mayor nervio del cuerpo humano y está formado por varias terminaciones nerviosas que provienen de la columna vertebral. Inicia al final de la columna y llega hasta los pies. A continuación, un repaso sobre los datos e información más importante a propósito de esta dolencia. 

¿A qué signos prestar atención?

Cuando el nervio ciático se comprime o inflama aparece la molestia que provoca síntomas como intenso dolor en la espalda, glúteo o piernas con sensación de hormigueo, puntadas, así como dolencias al caminar, y dificultad para mantenerse recto.

Las puntadas, ardor y sensación de tener las piernas cansadas y pesadas son características del síndrome de dolor miofascial, que suele confundirse con alteraciones del nervio ciático. Por tal motivo, es importante consultar al médico para que realice una primera prueba manual. A su vez, hay otros exámenes que permiten evaluar y confirmar el diagnóstico, como radiografía, resonancia, tomografía, o electromiografía. 

¿Qué pasos seguir tras el diagnóstico?

La cura del nervio ciático inflamado requerirá un tratamiento indicado por el traumatólogo con medicación, ejercicios, cambios en la rutina, fisioterapia o cirugía. 

·        Medicamentos

Los tipos de medicamentos indicados para eliminar el dolor en la ciática pueden ser antinflamatorios suaves o más fuertes, acompañados de relajantes musculares o tranquilizantes. Un método más natural para combatir el malestar es ingerir complementos de Vitamina B, ya que contribuye a mejorar la salud de los nervios.   

·         Masajes

Un eficaz método casero para el nervio ciático inflamado son los masajes con crema hidratante o aceites. El objetivo es aliviar la molestia y mejorar la movilidad, ya que relaja los músculos de la espalda, piernas y glúteos, disminuyendo así la compresión en el nervio. Se aconseja acudir a una masajista o fisioterapeuta para que se realice de forma correcta.

·        Ejercicios

El reposo y estar mucho en la misma posición empeora el dolor, por ende, los ejercicios leves son recomendables. Es mejor empezar con estiramientos, y a medida que baja el dolor, o luego de la primera semana de fisioterapia, se pueden sumar otros que permitan fortalecer el músculo. Pilates es una excelente práctica para curar el malestar en la ciática, ya que fortalece el abdomen y la columna.

·        Fisioterapia

En la mayoría de los casos, una vez que el dolor agudo disminuye, se realizan sesiones de fisioterapia con un programa de rehabilitación diseñado para reducir el malestar e inflamación, así como la prevención de lesiones futuras. También se incluye la realización de ejercicios para corregir la postura, fortalecer y estirar los músculos de la pierna afectada y mejorar la flexibilidad.

Se recomienda, además, la aplicación de calor localizado sobre la región a tratar, y la realización de estiramientos para aliviar la compresión del nervio. Entre los tratamientos alternativos más eficaces para disminuir el dolor resaltan la reflexología y acupuntura.

·        Alimentación

Durante una crisis del nervio ciático, también se aconseja modificar la dieta. Es importante ingerir alimentos antiinflamatorios, como salmón, ajo, cebolla, linaza, chía, así como reducir el consumo de aquellos que aumentan la inflamación en el cuerpo.

·        Cirugía

La alternativa quirúrgica solo se realiza en los casos más graves: cuando una hernia de disco no mejora con tratamientos anteriores; En ese caso el cirujano puede optar por extraer el disco que ejerce presión en el nervio pinzado y unir una vértebra con otra.