Tiempo de Lectura: 2 minutos

La retina es el tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo. El desprendimiento significa que se ha separado de las capas de tejido que la rodean. La cirugía de retina es una cirugía del ojo para colocar una retina de nuevo en su posición normal.

La mayoría de las operaciones de reparación de un desprendimiento de retina son urgentes. Si se encuentran orificios o rupturas antes de que esta se desprenda, el oftalmólogo puede cerrar los orificios usando un láser. Este procedimiento casi siempre se lleva a cabo en el consultorio del proveedor de atención médica.

La reparación se necesita para prevenir la pérdida de visión permanente.

La rapidez con la cual es necesario realizar la cirugía depende de la localización y magnitud del desprendimiento. Si es posible, la cirugía se debe hacer el mismo día si el desprendimiento no ha afectado el área de la visión central (la mácula). Esto puede ayudar a prevenir un desprendimiento mayor de la retina. También aumentará la probabilidad de preservar la buena visión.

Si la mácula se desprende, es demasiado tarde para restablecer la visión normal. La cirugía todavía se puede llevar a cabo para prevenir la ceguera total. En estos casos, los oftalmólogos pueden esperar de una semana a 10 días para realizarla.

¿Qué se puede esperar luego de la cirugía?

  • Se puede sentir algo de molestia durante unas horas después de la misma.
  • Se debe descansar y estar menos activo después de la cirugía durante unas semanas. El oftalmólogo indicará cuándo se puede volver hacer ejercicio, conducir y otras actividades.
  • Se deberá usar un parche en el ojo después de la cirugía. Asegurarse de usarlo hasta que el médico lo indique.
  • Si han colocado una burbuja en el ojo, se deberá mantener la cabeza en una posición durante un periodo de tiempo, por ejemplo 1–2 semanas.  El médico dirá en qué posición específica. Es muy importante seguir las instrucciones para que el ojo se cure correctamente.
  • Es posible ver moscas y luces parpadeantes durante unas semanas después de la cirugía.
  • La visión debe empezar a mejorar aproximadamente cuatro semanas después de la cirugía. Pueden pasar meses hasta que la visión deje de cambiar. Además, es posible que la retina siga curándose durante un año o más después de la cirugía. La mejoría en la visión depende del daño que el desprendimiento haya causado a las células de la retina.