Hay estudios que demuestran que las enfermedades coronarias aumentan un 10% en las estaciones más frías del año, y por esta razón se deben extremar las medidas preventivas entre los adultos mayores y quienes tienen cardiopatías.

Esto se debe, en buena medida, al aumento de las infecciones del tracto respiratorio, que prevalece en los meses más fríos y cuyos efectos están muy asociados con el agravamiento de la insuficiencia cardíaca, los eventos isquémicos, infartos, y otras enfermedades cardiovasculares.

La explicación también reside en que el frío, que es vasoconstrictor, provoca un estrechamiento de las arterias y puede llegar a ocasionar una disminución en la cantidad de sangre que llega al corazón. A su vez, otra consecuencia del frío es que demanda más oxígeno por parte del organismo, y esto hace que aumente la frecuencia cardíaca y la presión arterial.as personas con enfermedades coronarias a menudo sufren anginas de pecho (dolor torácico o molestias) cuando se encuentran a bajas temperaturas. También la humedad puede provocar que disminuya el calor corporal, que tiende a perderse a través de la cabeza, manos y pies, por eso es esencial cubrir estas partes del cuerpo que son propensas a la congelación, y así evitar también la hipotermia.

Recomendaciones para evitar enfermedades cardiovasculares

He aquí una serie de consejos prácticos y útiles a tener en cuenta durante el invierno entre los adultos mayores y quienes tienen cardiopatías:

Evitar salir a la calle sin abrigarse: ropa adecuada y abrigada serán claves para evitar síntomas como anginas de pecho. Para mantener el calor, se recomienda colocarse varias capas de ropa con el fin de formar un aislamiento protector.

– Limitar los esfuerzos físicos en las horas en que las temperaturas son más bajas: amanecer y anochecer.

– Conviene usar gorro, porque la cabeza es la parte del cuerpo por donde se pierde más calor. También se aconseja usar pañuelos, cubrirse las orejas, y mantener manos y pies calientes con guantes y medias, ya que tienden a perder rápido el calor.

– Evitar salir de casa los días de frío extremoo mucho viento.

– Es un mito que el alcohol aumenta la temperatura corporal. Y se debe tener conocimiento que la nicotina del tabaco facilita los espasmos cardíacos.

– Vacunarse contra la gripey el neumococo, así como tomar la medicación de forma correcta.

– Seguir una dieta adecuada y balanceada, tanto si la persona ya sufre una patología como hipertensión o diabetes, como si se trata de alguien sin patología cardiovascular conocida.