Cuidados para un paciente con Alzheimer | Alcance

Cuidados para un paciente con Alzheimer

La demencia es una pérdida de la función cerebral que se presenta con ciertas enfermedades. El mal de Alzheimer es la forma más común. Este afecta la memoria, el pensamiento y el comportamiento.

Existen dos tipos de mal de Alzheimer:

• Mal de Alzheimer de aparición temprana. Los síntomas aparecen primero antes de los 60 años. Este tipo es mucho menos común que el de aparición tardía. Tiende a empeorar rápidamente. La enfermedad de aparición temprana puede ser hereditaria. Se han identificado varios genes.
• Mal de Alzheimer de aparición tardía. Esta es la forma más común de la enfermedad. Se presenta en personas de 60 años en adelante. Puede ser hereditario, pero el papel de los genes es menos claro.

Si bien no existe una cura, existen algunos métodos utilizados como tratamiento tanto para el paciente como para su familia con el fin de:
• Disminuir el progreso de la enfermedad.
• Manejar los síntomas, tales como problemas de comportamiento, confusión y problemas del sueño.
• Modificar el ambiente del hogar para que sea más fácil desempeñar las actividades diarias.
• Apoyar a los miembros de la familia y otros cuidadores.

Un entorno seguro

Adaptar la situación de vida a las necesidades de una persona con enfermedad de Alzheimer es una parte importante de cualquier plan de tratamiento. Para alguien que padece Alzheimer, establecer y fortalecer los hábitos de rutina y minimizar las tareas que demandan memoria puede hacer la vida mucho más fácil.

Compartimos algunas recomendaciones para crear un entorno seguro y garantizar la seguridad de la persona:
• Mantener las llaves, billeteras, teléfonos móviles y otros objetos de valor siempre en el mismo lugar de la casa para que no se pierdan.
• Mantener los medicamentos en un lugar seguro. Utilizar una lista de verificación diaria para realizar un seguimiento de las dosis.
• Llevar un teléfono móvil con capacidad de ubicación para que cualquier persona responsable del cuidado pueda rastrear la ubicación. Programar números de teléfono importantes en el celular.
• Utilizar un calendario o pizarra en el hogar para hacer un seguimiento de los programas diarios. Desarrollar el hábito de tachar las tareas completadas.
• Quitar los muebles excedentes, eliminar el desorden y quitar las alfombras.
• Instalar pasamanos resistentes en las escaleras y en los baños.
• Asegurarse de que el calzado sea cómodo y proporcione una buena tracción.
• Reducir el número de espejos.
• Asegurarse de que la persona lleve una identificación o use un brazalete de alerta médica.
• Mantener fotografías y otros objetos significativos a la vista en la casa.